Anatomía del aparato reproductor femenino

El funcionamiento del aparato reproductor femenino es bastante complejo, pero sencillo de entender una vez que nos concentramos. Todos los órganos de este aparato tienen su participación al momento del acto sexual y de la reproducción sin tener un error en ninguno de ellos.

Es un sistema perfecto que se desarrolla sin complicaciones en una gran cantidad de mujeres en el mundo. Conozcamos un poco de esta anatomía.

Anatomía del aparato reproductor femenino

El aparato reproductor femenino funciona tanto interna como externamente

Este complejo sistema reproductor está compuesto por órganos que actúan en el exterior y en el interior del cuerpo de las mujeres. Los externos se encargan de la protección de los internos, como también de brindar placer y satisfacción a la mujer durante el acto sexual.

Los órganos internos se encargan de guiar a los espermatozoides para la fertilización del óvulo y el comienzo de una nueva vida.

Anatomía externa del aparato reproductor femenino

Entre los órganos externos que conforman la anatomía del aparato reproductor femenino destaca el monte de Venus, los labios mayores, los labios menores, las glándulas de Bartolino y el clítoris.

Aparato reproductor femenino externo

El monte de Venus está encima del hueso pélvico y cubre el resto de los órganos. Durante la pubertad suele comenzar a crecer vello en esta zona. Los labios mayores cubren el resto de los órganos externos.

Suelen ser algo gruesos y durante el acto sexual segregan sustancias para lubricar la zona. Los labios menores se encuentran en el interior de los mayores y en la parte superior de ellos, donde se juntan se encuentra el clítoris.

Las glándulas de Bartolino se encargan de segregar sustancias para la lubricación de todo el aparato reproductor femenino. El clítoris es el órgano más sensible y mediante su estimulación permite a las mujeres alcanzar el orgasmo de una forma más sencilla.

Anatomía interna del aparato reproductor femenino

Entre los órganos internos que forman el aparato reproductor femenino podemos señalar la vagina, el útero, las trompas de Falopio y los ovarios. Más allá de solamente proporcionar placer, estos están diseñados para conducir al espermatozoide a encontrarse con el ovario y permitir la creación del feto en el útero.

Aparato reproductor femenino interno

La vagina es una especie de tubo que conecta los órganos internos con los externos. En ella se introduce el pene durante el acto sexual. Esta permite un camino a los espermatozoides para llegar hasta el útero donde el óvulo fertilizado por el espermatozoide toma lugar para dar cabida al feto.

Las trompas de Falopio es donde generalmente ocurre la fertilización y los ovarios se encargan principalmente de producir óvulos.


Deja un comentario